GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

 

 

 

 

Historia


MISIÓN

N/D.

 

VISIÓN

N/D.

 

HISTORIA

Si existe una institución sin la cual no podría escribirse la historia económica y bancaria del país, a partir de 1941, es precisamente el Banco de Reservas de la República Dominicana.

Los servicios prestados al Estado, a los empresarios, comerciantes y a todos los sectores productivos a través de sus más de 60 años de existencia, le otorga el mérito indiscutible de ser una de las instituciones que llena de orgullo a todos los dominicanos por la invariable fortaleza demostrada durante décadas.

Al inicio del año 1941, la banca comercial de la República Dominicana era totalmente extranjera. En efecto, tres bancos dominaban la banca: el Nacional City Bank of New York con seis (6) oficinas; The Royal Bank of Canada con cinco (5) y The Bank of Nova Scotia con una, para un total de 12 oficinas.

Las negociaciones llevadas a cabo entre el Gobierno Dominicano y The Nacional City Bank of New York, el cual se había establecido en el país en 1926, se extendieron durante varios meses, desde que se tomó lo decisión de adquirirlo. Dichas negociaciones conducirían, posteriormente, a la firma del contrato de compra-venta entre el futuro Banco de Reservas de la República Dominicana y The Nacional City Bank of New York.

El viernes 24 de octubre del 1941 a las 11.30 de la mañana, se reunieron los miembros del Congreso Nacional, en la Cámara de Diputados, para escuchar el mensaje del Generalísimo Rafael Trujillo, Jefe del Poder Ejecutivo, al momento de depositar el anteproyecto de ley destinado a la creación de lo que sería el Banco de Reservas de la República Dominicana. De acuerdo con el mensaje leído, dicha institución bancaria estaría destinada a sostener el edificio futuro de nuestra independencia y seguridad económica. Con su creación, había llegado el momento para organizar racionalmente nuestra economía.

Mediante la creación del Banco, según se expresó ese memorable 24 de octubre del 1941, se procuró dar una orientación y una flexibilidad fructíferas al ahorro, al crédito y a las inversiones dominicanas; promover y estabilizar el comercio y el canje de servicios internacionales, fertilizar la iniciativa particular, alentando la creación de empresas que diversifican y vigorizarán la producción.

El Consejo de Directores que sesionó por primera vez el 25 de octubre de 1941, estuvo integrado por tres norteamericanos, como vocales y cuatro dominicanos: Virgilio Alvarez Pina, Secretario del Tesoro y Comercio, Presidente; Pedro R Espaillat, Gerente de la Casa Espaillat, Vicepresidente; Anselmo Copello, antiguo propietario de la Compañía Anónima Tabacalera y José Antonio Jiménez Alvarez, azucarero de San Pedro de Macorís, también vocales. El primer Secretario del Consejo fue designado en esa sesión y el nombramiento recayó sobre el eminente abogado e intelectual Lic. Julio Ortega Frier.

Las primeras oficinas del Banco de Reservas estaban localizadas en Santo Domingo, Santiago, La Vega, Puerto Plata, Barahona y San Pedro de Macorís. Poco a poco el banco fue ampliando su presencia a toda la República, identificándose en forma directa y sostenida con las aspiraciones de los habitantes de cada comunidad, haciendo suyos sus proyectos de desarrollo en todos los órdenes.

El país fue creciendo al mismo ritmo que nosotros y nosotros fuimos creciendo al mismo ritmo del país, como lo demuestran con elocuencia nuestras cien oficinas de hoy, con un personal cada vez más comprometido y utilizando la más avanzada tecnología de la banca moderna. La Experiencia acumulada nos ha servido para ser cada vez más jóvenes y más sabios.

Dentro de las facultades del Consejo estaba la de conocer y aprobar los estatutos del Banco, a lo que se procedió en fecha de 25 de octubre de 1941, siendo promulgados por el Decreto No 1290 del Poder Ejecutivo. En esos estatutos se crearon los cuatro primeros departamentos a saber: Agrícola, Minero, Industrial y Comercial.

El Banco de Reservas de la República Dominicana desde sus mismos orígenes, no ha sido sólo una institución financiera que ha contribuido exclusivamente al desarrollo económico nacional, sino que además, por filosofía y compromiso tiene una participación destacada en el fomento de la música, la literatura, la educación, el deporte, las artes plásticas, y todo lo que signifique el desarrollo integral del ser humano, colaborando hombro con hombro con instituciones de amplia proyección social al servicio de los más necesitados.

El capital original del Banco fue de un millón de pesos- RD$1.000,000. que sería pagado por el Estado. Quedó establecido que el suscrito fuera de quinientos mil pesos RD$500,000.00.

En el Banco de Reservas siempre hemos considerando que el principal activo son nuestros empleados y nuestra única razón de ser, nuestros clientes: a ustedes nos debemos, por ustedes nos esforzamos, mejoramos cada día la calidad de nuestros servicios, actualizando continuamente nuestra tecnología, y sobre todo, los valoramos y respetamos como personas.

Recorriendo la historia del Banco de Reservas de la República Dominicana, nos satisface conocer la gran cantidad de mujeres y hombres valiosos que han ofrecido sus servicios a la institución desde distintas posiciones y responsabilidades, creando con su amor y sus trabajo, la firma estructura de este vigoroso banco de hoy, del que nos sentimos orgullosos todos.

 

Datos Generales


 

Productos y Servicios


 

Haz clic aquí para ver sus productos y servicios.

 

Artículos relacionados